Herencia Atómica (VIII): Nubarrones sobre Chernóbil

Cuando el 16 de julio de 1946, el periodista William Laurence describía el primer ensayo atómico de la historia como “el resplandor de una luz que no era de este mundo” no imaginó que, cuatro décadas después, habría seres que también mirarían al cielo preguntándose por qué ellos sobrevivieron si a su lado murieron tantos otros. 
Esto es lo que sucedió en Ucrania. Las historias que acompañan a los supervivientes de Chernóbil enumeran muchos pequeños factores de suerte o voluntad que salvaron sus vidas. 
Ayudados por el portentoso reportaje que John Hersey narró en su libro Hiroshima, cada superviviente de Prípiat sabe hoy que en el acto de sobrevivir vivió una docena de vidas y vio más muertes de las que nunca pensó que vería.
Pero, en aquel momento, como ocurrió en los días posteriores al holocausto nuclear de Hiroshima y Nagasaki, nadie sabía nada. Tampoco hoy, en Chernóbil, nadie quiere saber nada.

Fotografía: ©Ángel Navarrete

PD: El martes 26 de Abril, coincidiendo con el 25º aniversario del accidente, se inaugura la exposición completa de esta serie en Madrid. Previamente, habrá un pequeño COLOQUIO sobre este trabajo y la situación del reporterismo. Están tod@s invitados.

Lugar: C/ Unión, 1 (Metro Ópera, Madrid, Lineas 2 y 5).

Hora: 21.30 horas

Entrada: Libre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s