Un día más con vida

Ryszard Kapuscinski escribió un extraordinario libro sobre Angola tres meses antes de la proclamación de su independencia, allá por 1975. Aquello era tan espeluznante para los habitantes de la antigua colonia portuguesa y tan delicado para el trabajo del reportero que no tuvo mejor ocurrencia que titularlo: “Un día más con vida”, como si con ello pretendiera congregar a los dioses ausentes para permitirle disfrutar de una nueva puesta de sol. 
Permítanme la osadía y la absurda exageración porque aunque lejos, muy lejos, de aquella sobrecogedora experiencia del maestro polaco que nosotros lo disfrutamos como un vertiginoso reportaje, hoy es un día emocionante para el periodismo en España. El motivo es que el proyecto MÁSPúblico ya está en la calle. Y no es una iniciativa cualquiera. No. Nada que ver con un millonario mecenas que esconde su dinero bajo el colchón o camuflado en firmas tapadera, que también los hay y bien cerquita de nosotros. Este maravilloso producto periodístico es fruto del trabajo coordinado de un grupo de personas que un día formaron parte del diario Público. Una cooperativa repleta de ojos, manos e ideas. 
Enhorabuena a los compañeros que lo han sacado adelante y que están demostrando que no sólo se puede hacer periodismo de la manera que siempre se hizo, es decir, difundiendo noticias a los lectores y no consumidores a los anunciantes que, salvo honrosas excepciones, parece ser la norma asentada en la prensa española de hoy en día. Este periódico también revela que el buen periodismo está vivo en contra de la opinión de los agoreros que ven en cada iniciativa de este calado una sombra intencionada, un objetivo de poder. 

Es un placer leer a Mar Centenera, a Susana Hidalgo, a Ana Tudela, a Daniel Ayllón, a Trinidad Deiros, a Thilo Schäfer, a Magda Bandera, a Vanessa Pi y a Paula Corroto, entre otros. 
Y es un lujo disfrutar con el ojo de fotógrafos como Sylvain Cherkaoui, Laura Leon, Mónica Patxot, Fernando Sánchez, Arnau Bach, Gabriel Pecot y el multiusos de Daniel Ayllon. Ellos nos enseñan lo que los demás jamás veríamos. Gracias a su esfuerzo, y a su talento, podemos afirmar que hay esperanza para el periodismo porque hoy disfrutamos de un día más con vida. Como Kapuscinski pero aplicado a una profesión mustia. 
Larga vida. Y como diría aquel: Seguiremos informando! 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s