Hugo Chávez visto desde una parte de España

El defensor del lector de El País, Tomás Delclós, responde en las páginas del periódico de hoy a las críticas de los lectores por el tratamiento del diario en las elecciones presidenciales de Venezuela. 
Tras leer dos veces el artículo, me gustaría felicitar a los editores del diario por mostrar por primera vez en 13 años cuál era el objetivo real de su cobertura informativa y, de paso, por desprenderse públicamente de la pátina de “objetividad”  que han estado difundiendo falsamente entre sus lectores a la hora de mostrar la realidad venezolana. 
Dicho esto también me gustaría dejar bien claro que cada uno es libre de pensar lo que quiera sobre Chávez. A unos les gustará, a otros no tanto. Unos lo idolatrarán y otros tantos lo odiaráncon intensidad sarracena. No es mi intención modificar sus apreciaciones subjetivas como tampoco es endulzar el perfil público que más o menos existe de él en España. No hay comparaciones posibles. Chávez es Chávez, con sus defectos y con sus virtudes. 
Lo que si deseo, y espero que me entiendan, es matizar algunas de los comentarios recogidos en el artículo que hoy publica El País para justificar una cobertura electoral que emborrona la rigurosidad informativa de la que se sigue jactando en sus páginas a pesar de los pesares. En realidad no se justifica sino que corrobora, con algún matiz, que lo hecho bien hecho está.
Dice el Defensor del lector:
1.- “El responsable de Opinión, José Manuel Calvo, me ha comentado que se pidieron los artículos en función de la relevancia de la firma y no de su postura a favor o en contra de uno de los candidatos”.
Cuanto menos queda claro que El País reconoce que no intentó trasladar al lector español una visión neutral de la controvertida sociedad venezolana. Publicó tres artículos de opinión: Uno de Vargas-Llosa, otro del candidato Henrique Capriles y un tercero de Moisés Naím, ex Ministro de Fomento del expresidente Carlos Andrés Pérez, condenado por malversación de fondos públicos y responsable máximo del “Caracazo”, la matanza de civiles, la mayoría de los cerros pobres de Caracas a manos del Ejército durante los disturbios producidos tras el colapso de la economía que provocó la liberalización de la economía exigida por el FMI.
2.- “Chávez ha obtenido 700.000 más que en 2006 con una participación histórica, la mayor en 30 años, y con una tremenda movilización de su electorado. Un candidato que el día de reflexión ofreció una rueda de prensa donde reiteró sus mensajes. Ruedas de prensa donde los periodistas que hacen preguntas incómodas son abucheados”.
Puedo dar fe de que Chávez siempre comparece el día de reflexión ante las cámaras de televisión pero se cuida muy mucho de violar los postulados escrupulosamente vigilados por el Consejo Nacional Electoral y las leyes que rigen el proceso previo y posterior a la votación. Ni la oposición política ni los observadores internacionales presentaron protesta alguna por una supuesta violación del derecho a la reflexión. Sin embargo, mucho más insidioso me parece su afirmación de que en las ruedas de prensa en el Palacio Miraflores se abuchea a quien hace preguntas incómodas. He acudido a dos y puedo asegurar que la periodista a la que más atención presta Chávez en sus maratonianas ruedas de prensa es a una periodista colombiana de la CNN. Y puedo garantizar que la reportera hace su trabajo extraordinariamente bien, es decir, pregunta y pregunta hasta obtener la respuesta.
3.- “La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha instado a Venezuela a reconsiderar su decisión de retirarse de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Ello podría suponer, según sus palabras, un serio revés para la protección de los derechos humanos en Venezuela y en toda la región”.
Sobre este importante asunto sólo decir que soy un activo militante de que los derechos humanos ocupen el primer escalafón de las prioridades en la agenda de todos los Estados del mundo. De Venezuela, de EEUU, de Rusia, de Reino Unido,…. y por supuesto de España. Sólo añadiré que el uso y el desuso que se da a los derechos humanos rezuma hipocresía cuando se utiliza como arma arrojadiza en función de unos intereses. No es una cuestión de clasificaciones mundiales sino de dar un paso al frente en su cumplimiento literal sin banderas ni seguidores. Y prefiero no hacer comparaciones.
4.- “Reporteros sin Fronteras, en un informe presentado ante la comisión de Derechos Humanos del Parlamento europeo recordó, entre otros aspectos, que “hacer una crítica o interpelar al poder se ha convertido en un “insulto al pueblo” o en un intento de “desestabilizar a la Nación”. Esta “guerra mediática”, que también incluye a las ONG, forma parte de la línea editorial de los medios públicos”. Etcétera. “
Para aquellos que crean en las difusas informaciones que llegan sobre la falta de libertad de expresión aportaré unos datos objetivos: En Venezuela existen en la actualidad 111 canales de televisión, de los que 61 son privados, 37 comunitarios y 13 públicos, que sólo atraen al 6% de la audiencia . El 80% de la prensa escrita está en manos de la oposición, siendo los dos diarios más influyentes del país –El Universal y El Nacional–, adversos al gobierno. Dicho esto me gustaría añadir que RSF es una organización cuya neutralidad ha comenzado a ser cuestionado entre los propios periodistas. El principal motivo es el patrocinio económico privado y público, lo que limita su libertad analítica. Sirva como ejemplo que la Comunidad de Madrid patrocinó un estudio de RSF sobre la situación de la prensa en Colombia durante el último mandato de Álvaro Uribe y casi omitieron a los reporteros que estaban perseguidos y amenazados de muerte por el paramilitarismo.
Dicho esto y fuera de los parabienes a Chávez por los logros conseguidos en educación, sanidad e integración social, así como de las críticas por su política de seguridad ciudadana o su dependencia petrolera, abajo les dejo un documental sobre el papel que desempeño la prensa privada en Venezuela durante el Golpe de estado contra Chávez de 2002. Ante la nulidad de la clase política opositora venezolana, la prensa ha traspasado su frontera ética para convertirse en la auténtica oposición a Chávez. Atacar al presidente de Venezuela es fácil. Lo han hecho de mil formas y estilos pero el 80% de los venezolanos con derecho a voto acudió a las urnas para refrendarle como presidente con el 55% de los sufragios. Y para concluir: se equivoca muchas veces, como cualquiera de nosotros.

LA REVOLUCIÓN NO SERÁ TELEVISADA
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s