Los medios digitales en España

Captura1 captura5

Hace unos días, el humorista gráfico Manel Fontdevilla nos mostraba en en eldiario.es cuál es el objetivo que hoy demandan muchos lectores e infinidad de periodistas en España. Bajo el título “El periodismo que queremos”, el dibujante resumía en una sola viñeta los principios informativos que los influyentes medios de toda la vida se han ido cargando durante sus años de reinado: calidad, veracidad, Independencia y honestidad.

No quiero decir con esto que si dejamos la custodia de estos cuatro preceptos en manos de esos diarios acabemos aplaudiendo una chuscada. Para nada.  Por suerte, tenemos otras opciones donde elegir. Desde el estallido de la crisis, la oferta periodística en España ha quedado reducida a una iniciativa de locos. En las redes sociales, crueles con las maniobras en las oscuridad que practican nuestros medios, tenemos innumerables ejemplos.

Pero tanta tormenta siempre deja un rastro de decepción, lo que constituye un enorme fracaso para quienes creemos que la calidad y la honestidad tendrían que regresar cuanto antes del exilio forzoso al que les llevaron. Sería la reconquista ética de un placer que los periódicos vendieron por unas monedas. Pero ha llovido mucho desde aquel destierro. Tanto que el lector parece resignado. Un conocido periodista comentaba hace poco que la mayoría de los consumidores de prensa en España se han vuelto “parroquianos que buscan su dosis de catecismo diario y reafirmarse en sus prejuicios”. Pues aún estamos a tiempo de evitarlo.

La salud del periodismo en España descansa en los medios digitales. Lo digo convencido, Pocos dudan de que el futuro está en sus manos y que el momento actual se presenta crucial. De la misma forma que la sociedad denuncia el envilecimiento informativo, el nuevo periodismo necesita de la sociedad insatisfecha para seguir creciendo. Aún navegamos por el océano de la crisis que tantos proyectos hundió, pero por sus resquicios han brotado La MareaCTXT, eldiario.es y alguna publicación más. Iniciativas que surgen con fuerza de los escombros del mercado editorial, como esas flores que se abren paso entre las grietas del hormigón.

Fortalecerlas es una tarea que sólo es posible realizar con la ayuda del viento, es decir, de ti, de mi y de todos los que aspiremos a tener una prensa rigurosa y con mayor calidad de contenidos. Mediante suscripciones y aportaciones, con la exigencia y el dinero del lector, al fin de cuentas. Creo que lo merecemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s