ETA: La herida no termina de cerrarse (Publicado en La Marea)

images

ETA es como un fantasma que no sabe cómo desaparecer. Renunció a las armas el 20 de octubre de 2011 pero no ha encontrado la puerta donde entregarlas antes de irse al otro mundo. Nadie ha puesto en duda que el desenlace a 56 años de violencia iba a resultar sencillo. En eso todos coinciden. De hecho, el desarme, el último estorbo para cantar la victoria definitiva sobre el miedo, no termina de producirse. El problema radica en que la izquierda abertzale y el Gobierno tienen visiones diametralmente opuestas sobre el final. Desde 2012, Moncloa libra una tenaz campaña contra cualquier fórmula que desborde la consigna de “sin desarme previo, nada de qué hablar”. La banda quiere entregar su arsenal a un equipo de verificadores y exige el acercamiento de sus 459 presos a cárceles del País Vasco. Sólo de ese modo, dicen, podrá comenzar su disolución.

Para la mayoría de los vascos, las dos condiciones de ETA no son descabelladas ni artimañas para endulzar el fracaso de su lucha. “Es exigir la aplicación del Derecho y una política de Estado que ayude a cerrar de forma correcta un conflicto que ha causado mucho daño”, reclama la directora de Víctimas y Derechos Humanos del Gobierno vasco, Mónica Hernando. Tampoco parecen serlo para el presidente de los populares de Guipúzcoa, Borja Semper, quien hace unas semanas dejó entrever en público una cierta incomodidad respecto a la inflexible posición del Gobierno en el tema penitenciario. Semper vino a decir que el discurso del PP no puede ser el mismo que el de 1995, porque la realidad social y política de Euskadi ha cambiado, es decir, que ETA ya no mata.

Puedes leer el texto íntegro en La Marea.

Maixabel Lasa

A punto de cumplirse 15 años del asesinato de su marido Juan María Jauregui, ex gobernador civil de Guipuzkoa, Maixabel Lasa sólo lamenta que ETA no haya desaparecido del todo. Y también que por su culpa, ella ya no pueda pasear por Tolosa cogida de la mano de su esposo. Le echa de menos, “sí, muchísimo”, dice pero el tiempo le ha permitido aceptar el vacío. Directora de la Oficina de Víctimas en Euskadi durante 11 años, Lasa (Legorreta, 1951) sabe que la cinta del horror terrorista en Euskadi no puede ser rebobinada. Por eso prefiere hablar del hoy y del mañana. De quienes ahora temen la estigmatización de abandonar la banda en prisión y de cómo se escribirá la historia de los años del plomo. Para esta histórica militante socialista, queda todavía un largo recorrido para reconciliar a los vascos con ese pasado terrible. Y censura sin ambages al Gobierno de Rajoy por impedir que víctimas y victimarios que así lo deseen puedan hablarse a la cara. Ella lo hizo con los asesinos de su marido y algo cambió para siempre.

Pregunta. Una vez contó que su marido le dijo que había soñado que ETA le asesinaba.

Respuesta. Sí. Me lo comentó el mismo día que le mataron. Bajé a abrirle la puerta del garaje porque tenía una cita en Tolosa y me lo soltó de golpe. Me quedé helada porque Juan Mari no era de exteriorizar sus miedos o preocupaciones. Le respondí que no pensara esas cosas porque eso no podía suceder Unas horas después me llamó mi hermana y me dijo escuetamente: No salgas de casa. Entendí inmediatamente lo que quería decirme y el mundo se derrumbó a mi alrededor. Desgraciadamente, hoy pienso en ello y me digo que algunos sueños se hacen realidad. Por lo menos, el de mi marido.

Una terrible coincidencia

Fue un cúmulo de extrañas coincidencias. Otra es que cuando estaba en un lugar público, por precaución, siempre se sentaba de cara a las puertas y las ventanas. Sin embargo, aquel día no lo hizo así.

Entrevista completa en Ctxt

Declaración de ETA (íntegra)

Euskadi Ta Askatasuna, organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional, desea mediante esta Declaración dar a conocer su decisión:
ETA considera que la Conferencia Internacional celebrada recientemente en Euskal Herria es una iniciativa de gran trascendencia política. La resolución acordada reúne los ingredientes para una solución integral del conflicto y cuenta con el apoyo de amplios sectores de la sociedad vasca y de la comunidad internacional.
En Euskal Herria se está abriendo un nuevo tiempo político. Estamos ante una oportunidad histórica para dar una solución justa y democrática al secular conflicto político. Frente a la violencia y la represión, el diálogo y el acuerdo deben caracterizar el nuevo ciclo. El reconocimiento de Euskal Herria y el respeto a la voluntad popular deben prevalecer sobre la imposición. Ese es el deseo de la mayoría de la ciudadanía vasca.
La lucha de largos años ha creado esta oportunidad. No ha sido un camino fácil.  La crudeza de la lucha se ha llevado a muchas compañeras y compañeros para siempre. Otros están sufriendo la cárcel o el exilio. Para ellos y ellas nuestro reconocimiento y más sentido homenaje.
En adelante, el camino tampoco será fácil. Ante la imposición que aún perdura, cada paso, cada logro, será fruto del esfuerzo y de la lucha de la ciudadanía vasca. A lo largo de estos años Euskal Herria ha acumulado la experiencia y fuerza necesaria para afrontar este camino y tiene también la determinación para hacerlo. Es tiempo de mirar al futuro con esperanza. Es tiempo también de actuar con responsabilidad y valentía.
Por todo ello,
ETA ha decidido el cese definitivo de su actividad armada. ETA hace un llamamiento a los gobiernos de España y Francia para abrir un proceso de diálogo directo que tenga por objetivo la resolución de las consecuencias del conflicto y, así, la superación de la confrontación armada. ETA con esta declaración histórica muestra su compromiso claro, firme y definitivo.
ETA, por último, hace un llamamiento a la sociedad vasca para que se implique en este proceso de soluciones hasta construir un escenario de paz y libertad.

GORA EUSKAL HERRIA ASKATUTA! GORA EUSKAL HERRIA SOZIALISTA! 
JO TA KE INDEPENDENTZIA ETA SOZIALISMOA LORTU ARTE! 
En Euskal Herria, a 20 de octubre de 2011 
Euskadi Ta Askatasuna 
E.T.A.
Lo importante es el brochazo gordo que se ha dado con este comunicado tras 50 años de cerrazón, de dolor y de violencia. Ahora comienza el trabajo fino, el político, el de verdad, el que debe salvaguardar la memoria de la víctimas, para no olvidar, y permitir el retorno de miles de ciudadanos a la normalidad que acompaña a un pueblo libre. No lo estropeemos. Es un momento histórico para Euskadi y también, por supuesto, para España.

Bildu y los favores de ETA

ETA ha logrado dos éxitos indudables con su siniestra existencia. El primero, fastidiar al pueblo, el más numeroso, el que sufre como una maldición los excesos de la política socioeconómica y del mercado libre imperante. El segundo, y no menos importante, dejar maltrecho al independentismo vasco como ideología perfectamente legítima.

Es decir, ETA se ha cargado con su inhumana presencia y su inconsistencia intelectual, los dos bastiones de su razón de ser. Y lo que es más grave. Con exhibicionismos públicos como el realizado esta semana por el dirigente de la banda, Ander Errandonea, al salir de prisión enarbolando una pancarta de Bildu, ETA estimula la misma unanimidad ambiental que muchos independentistas se esfuerzan en combatir, la que tilda de “cómplices del terror” a una agrupación electoral compuesta por mucha gente que rechaza la violencia (y doy fe de ello) y que quiere tener sus propios representantes políticos en las instituciones. 

Lo que hizo Errandonea es apagar el fuego de la perversión política con gasolina en un tema hipersensible, que divide y aterra. ¿O acaso ETA no es el principal contribuyente, con sus memorables comunicados e impúdicas exhibiciones, a la construcción de ese arbusto irracional que equipara independentismo con violencia? 
Josep Ramoneda escribió un día que este silogismo encierra un depravado juego de confusión destinado “a desacreditar a determinados movimientos sociales y a empequeñecer un poco más el espacio de lo políticamente posible”. Quería decir que la vertebración de España sólo la pueden garantizar el PP y el PSOE, pero que si se desea reducir un poco más el espectro hay que alistarse en el PP para neutralizar el riesgo creciente de secesión en el país. A la vista está el tirón popular que siguen teniendo los mensajes apocalípticos de políticos como Mayor Oreja.
Por eso no me explico cómo alguien de su entorno cercano no ha mandado a ETA de una vez por todas a hacer puñetas. Por aguafiestas. Por su visión maniquea del mundo. Puede ser que con sus arrogantes dirigentes no se pueda hablar de que la batalla de la libertad es mucho más amplia y global sin que ello signifique renunciar a identidades. Aquí nadie es dueño de las palabras. 
Gracias a gente como Errandonea, la selva electoral ha recuperado su aliento. La opción esperada por dinosaurios políticos como Mayor Oreja para navegar como catamaranes desbocados hacia el caladero del votante más duro e iracundo. Como si la vía policial fuera la respuesta a todas las dudas y evitara tener que preguntarnos al final del camino si detrás de ETA hay más razones que la lucha por la independencia de Euskadi. 

Ante el comunicado de ETA: "Zaindu Maite Duzun Hori", Ruper Ordorika

Esta es la traducción de la letra en euskera escrita y cantada por Ruper Ordorika.
Opiniones sensatas, de plena confianza,
Sobre nuestro pueblo.
Por la mañana y por la tarde hablando
De nuestro pueblo.
Yo también querría
tener semejantes seguridades.
Pero, lo que son las cosas,
las cuentas no me salen tan bien.
Menuda suerte
La de esos que son de cualquier sitio!
Por encima de todas las zarzas
Andan volando.
Nadie me dijo
Qué dificil es ser euskaldun,
Que más me valía elegir
Ser ciudadano del mundo.
Cantos suaves
Querría poner.
Al que es sol en Ainubi.
Cuida eso que amas.
Me han dicho así:
Cómo andas con asuntos de amor?
La convivencia en juego
Y tú, sin embargo, con versos pequeños.
Cantos suaves
Querría poner.
Al que es sol en Ainubi.
Cuida eso que amas.
Cuida eso que odias.
Cuidalo.

¿Capacitados y convencidos?

“Es necesario esperar, aunque la esperanza haya de verse siempre frustada, pues la esperanza misma constituye una dicha, y sus fracasos, por frecuentes que sean, son menos horribles que su extinción”. Samuel Johnson, escritor británico
1. Debilidades
La reconciliación y el perdón. Será difícil y complejo encararlo, recuperarlo de nuevo, tras tantas frustraciones y mentiras. Respecto al perdón a las víctimas, es indudable que tiene diferentes niveles. Hay más muertos por ETA pero también hay muertos de ETA. Si se habla de pedir perdón, lo deberán de hacer ambas partes para reconstruir una memoria centrada en el impacto del terrorismo etarra pero abriéndonos, al mismo tiempo, al sufrimiento de quienes también han vivido experiencias traumáticas en el lado abertzale.
2. Amenazas
Primero, saber si el ala política se ha impuesto a los señores de la guerra eterna. De ello dependerá que el sector más radical de ETA y su entorno quede definitivamente desactivado, y abandone posibles tentaciones como las que tuvo el IRA Auténtico el 15 de agosto de 1998 cuando asesinó a 31 personas en Omagh. Segundo, las inclinaciones oscuras de ciertos sectores interesados en que el terrorismo se perpetúe y, por lo tanto, trate de torpedear el proceso. El proceso no depende de 2, 3 o 4 actores, sino de muchísimos más. Y para que todo esto prospere urge despolitizarlo, blindarlo de manejos electoralistas o de impulsos fanáticos. ETA no declarará un abandono definitivo de las armas si no hay un Quid pro quo, aunque sólo sea maquillaje de cara a su frustrada militancia. Por eso es tan importante mantener en las sombras este proceso que ahora se inicia.
3. Fortalezas
La inutilidad de la lucha armada como herramienta para lograr objetivos políticos porque el valor de la palabra le ha derrotado. Esto vigorizará la confianza en el individuo. Es la única manera de fortalecer los lazos humanos de esa parte de la ciudadanía vasca todavía atenazada por la primacía existencial del “pueblo” y, como consecuencia de ello, tibia al horror ajeno ya que, en su subconsciente, el terrorismo simboliza la respuesta colectiva a una amenaza espantosa. Despojarse de esta huella mitológica es lento pero el sentimiento de hastío y de paz es más poderoso. La esperanza no ha sido aniquilada.
4. Oportunidades
La normalización de una sociedad dislocada políticamente pero ansiosa por aprovechar cualquier ocasión que se le presente y que sabe que beneficiará a todos. Primero, a los amenazados y perseguidos por ETA; y después a ese sector del pueblo vasco que tiene dificultades para empatizar con el ‘otro’ y con España, a la que siguen considerando una invención franquista. Es una gran ocasión de desterrar para siempre esa dualidad primitiva y maniquea de “nosotros y ellos” que, trascendiendo el drama terrorista, aún preside la vida cotidiana en muchos rincones de Euskadi, especialmente en el mundo rural.
5. Epílogo
ETA tiene desde hace tiempo el cañón de la pistola en su propia boca. Todos lo sabemos. Sólo queda que alguien les diga, en un instante de iluminación doctrinal, que la guerra ha terminado y que lo único que les queda es una despedida. Breve, se entiende. Así que no la jodáis. Es decir, no nos jodáis otra vez.

Euskadi song para fin de año

La casualidad detuvo la retórica poética de Bertold Brecht en Euskadi cuando trataba de concluir la letra del cabaret Happy end. El compositor Kurt Weill le puso música y nació el tema Bilbao song para que Marianne Faithfull lo cantara una octava por debajo de la escala tónica llorando como una magdalena: “Podías obtener placer y ruido por un dólar en Bilbao. En la pista de baile crecía la yerba y a través del techo, se veía la Luna verde. (…)  ¿Por qué me duele tanto? Aquí vivió mi amor y están mis recuerdos”. 
Suena bien la versión de Faithfull, salvo por un detalle: el color de la Luna ya no es verde, sino gris plomo. El matiz gélido y distante del terrorismo en una sociedad dolorida de tanto cruzar los dedos para que ETA desaparezca de una vez. Ahora viven a la espera de un comunicado por navidad. Envueltos en una serena calma. Siguiendo con la vida.
Así están las cosas. Sin embargo, puestos a buscar signos de normalidad con los que salir de este laberinto de mensajes muertos, la gran ventaja es que en esta tierra de mitos con tintes de tragedia griega sigue existiendo un aceptable sentido del humor. “¿Cuál es el secreto del espíritu guerrero de los vascos?”, se preguntaban en un programa televisivo en el que se parodia los tópicos cotidianos de Euskadi. “Pues creernos que a los romanos les echamos a pedradas cuando en realidad les vendíamos queso de Idiazábal”.
PD: Imposible encontrar la versión de Faithfull pero, de verdad, es desgarradora