ETA: La herida no termina de cerrarse (Publicado en La Marea)

images

ETA es como un fantasma que no sabe cómo desaparecer. Renunció a las armas el 20 de octubre de 2011 pero no ha encontrado la puerta donde entregarlas antes de irse al otro mundo. Nadie ha puesto en duda que el desenlace a 56 años de violencia iba a resultar sencillo. En eso todos coinciden. De hecho, el desarme, el último estorbo para cantar la victoria definitiva sobre el miedo, no termina de producirse. El problema radica en que la izquierda abertzale y el Gobierno tienen visiones diametralmente opuestas sobre el final. Desde 2012, Moncloa libra una tenaz campaña contra cualquier fórmula que desborde la consigna de “sin desarme previo, nada de qué hablar”. La banda quiere entregar su arsenal a un equipo de verificadores y exige el acercamiento de sus 459 presos a cárceles del País Vasco. Sólo de ese modo, dicen, podrá comenzar su disolución.

Para la mayoría de los vascos, las dos condiciones de ETA no son descabelladas ni artimañas para endulzar el fracaso de su lucha. “Es exigir la aplicación del Derecho y una política de Estado que ayude a cerrar de forma correcta un conflicto que ha causado mucho daño”, reclama la directora de Víctimas y Derechos Humanos del Gobierno vasco, Mónica Hernando. Tampoco parecen serlo para el presidente de los populares de Guipúzcoa, Borja Semper, quien hace unas semanas dejó entrever en público una cierta incomodidad respecto a la inflexible posición del Gobierno en el tema penitenciario. Semper vino a decir que el discurso del PP no puede ser el mismo que el de 1995, porque la realidad social y política de Euskadi ha cambiado, es decir, que ETA ya no mata.

Puedes leer el texto íntegro en La Marea.

Maixabel Lasa

A punto de cumplirse 15 años del asesinato de su marido Juan María Jauregui, ex gobernador civil de Guipuzkoa, Maixabel Lasa sólo lamenta que ETA no haya desaparecido del todo. Y también que por su culpa, ella ya no pueda pasear por Tolosa cogida de la mano de su esposo. Le echa de menos, “sí, muchísimo”, dice pero el tiempo le ha permitido aceptar el vacío. Directora de la Oficina de Víctimas en Euskadi durante 11 años, Lasa (Legorreta, 1951) sabe que la cinta del horror terrorista en Euskadi no puede ser rebobinada. Por eso prefiere hablar del hoy y del mañana. De quienes ahora temen la estigmatización de abandonar la banda en prisión y de cómo se escribirá la historia de los años del plomo. Para esta histórica militante socialista, queda todavía un largo recorrido para reconciliar a los vascos con ese pasado terrible. Y censura sin ambages al Gobierno de Rajoy por impedir que víctimas y victimarios que así lo deseen puedan hablarse a la cara. Ella lo hizo con los asesinos de su marido y algo cambió para siempre.

Pregunta. Una vez contó que su marido le dijo que había soñado que ETA le asesinaba.

Respuesta. Sí. Me lo comentó el mismo día que le mataron. Bajé a abrirle la puerta del garaje porque tenía una cita en Tolosa y me lo soltó de golpe. Me quedé helada porque Juan Mari no era de exteriorizar sus miedos o preocupaciones. Le respondí que no pensara esas cosas porque eso no podía suceder Unas horas después me llamó mi hermana y me dijo escuetamente: No salgas de casa. Entendí inmediatamente lo que quería decirme y el mundo se derrumbó a mi alrededor. Desgraciadamente, hoy pienso en ello y me digo que algunos sueños se hacen realidad. Por lo menos, el de mi marido.

Una terrible coincidencia

Fue un cúmulo de extrañas coincidencias. Otra es que cuando estaba en un lugar público, por precaución, siempre se sentaba de cara a las puertas y las ventanas. Sin embargo, aquel día no lo hizo así.

Entrevista completa en Ctxt

El repago y los desafiantes

Se llora de crisis en España y la única puerta que nos muestran para contener el desmoronamiento de nuestra economía es la reducción drástica del gasto público y una reforma laboral delirante con los derechos de los trabajadores. Dicho así queda muy analítico y profesional. Sin embargo, miles de personas, muchas de ellas más interesadas en ver “Amor en tiempos revueltos” que los narcotizantes debates de actualidad de cada anochecer,  han sufrido hoy una punzada de dolor en plena barriga: El Repago, el medicamentazo o como quieran ustedes llamarlo, ha entrado en acción. Más de 400 fármacos carecen ya de la financiación del Estado. 
El Gobierno vasco se ha negado a aplicar la medida. También Andalucía y Cataluña pero Euskadi lo ha hecho de una manera más desafiante, es decir, más clara, oiga. Hace unos días se aprobó un decreto que garantiza la gratuidad y universalidad del sistema sanitario público “para todas las personas que residan en la comunidad” con el mantenimiento intacto de los niveles de aportación en el pago de los medicamentos. En una frase: Deja sin efecto el copago farmacéutico impulsado por el Gobierno central. Y no sólo eso sino que además Osakidetza también ha confirmado la asistencia gratuita a extranjeros en situación irregular. Lo que hace dos años era mejorable hoy se ha transformado en el progreso. El caso , está ahora en manos del salomónico Tribunal Constitucional de cuyo veredicto se determinará la abolición o el mantenimiento de la norma.

La respuesta del Ejecutivo español ha sido la esperada. La megaguay de Ana Mato ha levantado su lindo dedito para exclamar: “Las leyes deben cumplirse”. Pues mire usted que no, señora Mato, no vaya a ser que la siguiente que dicte sea hacerse el harakiri a los 65 años. Hay normas tan injustas que merece la pena enfrentarse a ellas. Una cosa es la legalidad y otra la legitimidad. Aunque también podemos recordarle lo que ustedes promovieron contra las medidas anticonceptivas hace unos pocos años. Pero claro, aquello era sentido común y esto es un desafío periférico de los que tocan los huevos, vamos.
Aunque no sería de extrañar que el mentiroso y soberbio Gobierno del que forma parte la señorita Mato ya esté maquinando su fria venganza. Por ejemplo, recomendar a los ciudadanos de otras comunidades autónomas ir a comprar sus medicinas a farmacias del País Vasco con lo que el barullo sería fabuloso. Les veo capaces de todo, incluso de reproducir el asedio de Numancia en el siglo XXI, porque para este Gobierno neoliberal la política es como un juego de guerra.

Muerte de un joven

Algo funciona mal en esta sociedad cada vez más compleja y controlada. El último capítulo en Bilbao lo ha protagonizado la Ertzaintza. Un joven de 28 años que el pasado jueves celebraba la clasificación de su equipo de fútbol en las cercanías de una herriko taberna, un bar de ideología abertzale, fue brutamente agredido en la cabeza y ayer falleció. Todavía no hay una versión oficial de los hechos pero por los testimonios recabados en algún diario y las características del golpe parece indicar que la muerte del joven se produjo tras recibir el impacto a bocajarro de una pelota de goma lanzada a poco distancia por un ertzaina y no por un botellazo, que es la versión filtrada a la prensa por el cuerpo policial vasco. La narración del suceso realizada por una joven malagueña en El Correo no tiene desperdicio.
Sea que fuera hay una familia rota, un grupo de amigos huérfanos y un Departamento de Interior extrañamente paralizado. La realidad es que hay una actuación policial bajo sospecha de perpetrar un homicidio que deberá ser esclarecido en un juzgado, con el autor condenado y con el Gobierno vasco, si se confirma  lo que aseguran varios testigos consultados por quien escribe, depurando responsabilidades políticas al más alto nivel. 
Todos sabemos que algunos policías disfrutan como temibles antropoides de su trabajo represor contra aglomeraciones ciudadanas. Lo hicieron en Madrid, en Barcelona, en Atenas y en Washington. El orden público no juega papel alguno en estos casos. Son las diferencias personales, la aceptación errática de su papel oficial de matones y la embriaguez de la inmunidad las que inflaman esa hostilidad feroz que convierte a una jauría de robocops en manadas de lobos con la mirada desafiante de quien busca convertir el apaleamiento en un escarmiento tribal. Así se acaba con la sensación de inseguridad y se reduce la incertidumbre. 
En este caso, tanta exculpación en la actuación policial del responsable de Interior (“la Ertzaintza fue recibida con gran violencia, tuvo que protegerse tras los furgones y pedir refuerzos”), tanta frase hecha (“hay que esperar al resultado de la autopsia”) y tanta arrogancia hiriente con la familia de la víctima  (“no respondo a unos carroñeros” -en referencia a la petición de dimisión solicitada por Amaiur) han expandido, de nuevo, la peligrosa sensación de que la justicia no es igual para todos, de que la vida es más valiosa dependiendo del bando en el que te encuentres. 
Algunas instituciones internacionales han denunciado prácticas ilegales de tortura en España, han formulado modos de comportamiento antidisturbios menos agresivos y hasta se postularon para ayudar a los mandos policiales en reyertas callejeras que podrían evitarse. Pero olvidan que hay gorilas con casco y porra, expertos en cargar escopetas con artefactos dañinos y disparar al cuerpo del enemigo para abatirlo en lugar de dispersarlo. ¿Qué tal si hablamos de la preparación académica de estos policías? ¿Y qué tal si contamos que su prestigio en los gimnasios se cuenta por patadas en la boca y caretos machacados?
La paradoja estriba en que los hechos relevantes de este caso corroboran, a mi entender, el fracaso rotundo de una forma de actuar que los adalides del marketing policial se encargan de ensalzar para enmascarar sus verdaderas limitaciones. Me explico:

1.- La actitud de la policía en cualquiera de sus versiones nacionales comienza a producirme una profunda desazón.

2.- Da exactamente igual si el joven muerto simpatizaba, militaba o actuaba en nombre de la izquierda abertzale. El caso es que alguien, consciente o inconscientemente, le arrebató la vida y deberá pagar por ello.

3.- A veces me pregunto cuánto debo explicarme para no tener que dedicar un folio a tratar de justificarme en temas de violencia en Euskadi.

4.- La palabra persuasión para muchos policías suele producir un picor urticante en sus musculosos cuerpos. 

Invierno del norte

Recuerdo las tardes invernales frente a la playa de Plentzia. Al mar enloquecido estrujando sin piedad el cuello del rompeolas. Recuerdo una tarde fría en la que el cielo bajo no dejaba ver el horizonte. Desde la arena, abrigado como un oso polar, escuchaba los quejidos roncos del agua contra las rocas. Imaginé a un dragón en guerra contra los pescadores de ballenas que un día se dejaron las manos remando contra las apocalípticas olas del Golfo de Vizcaya. Contra ese viento norte invernal que arrasa nuestra costa con sus agujas de hielo punzante.

Pensé que era el único auditorio del espectáculo hasta que emergió una extraña figura de entre la niebla. Era un viejo marino saliendo del mar con la carne enrojecida como la de un pez espada. Sólo con verle, hasta los muros del sanatorio se pusieron a temblar. 

Me explicó que aquella manía le venía de antiguo, de su abuelo, la mejor vacuna contra los resfriados. Hace tres años de aquello. Nunca me dijo su nombre, sólo que tenía 72 años y que había circunvalado cinco veces la Tierra. Desde el Cabo de Hornos hasta el estrecho de Bering pero la bahía de Plentzia le seguía pareciendo lo más bello del mundo, especialmente en días en los que el tiempo costero saca el látigo invernal.

La mar siempre me arrebató. Olor a salitre y limón. En los atardeceres nos turnábamos en el espigón del puerto, hipnotizados, con la mirada fija en el oleaje espumoso, dispuestos a dejarnos mojar por la leyenda brutal que hacía saltar el corazón de los marinos del pueblo.

Declaración de ETA (íntegra)

Euskadi Ta Askatasuna, organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional, desea mediante esta Declaración dar a conocer su decisión:
ETA considera que la Conferencia Internacional celebrada recientemente en Euskal Herria es una iniciativa de gran trascendencia política. La resolución acordada reúne los ingredientes para una solución integral del conflicto y cuenta con el apoyo de amplios sectores de la sociedad vasca y de la comunidad internacional.
En Euskal Herria se está abriendo un nuevo tiempo político. Estamos ante una oportunidad histórica para dar una solución justa y democrática al secular conflicto político. Frente a la violencia y la represión, el diálogo y el acuerdo deben caracterizar el nuevo ciclo. El reconocimiento de Euskal Herria y el respeto a la voluntad popular deben prevalecer sobre la imposición. Ese es el deseo de la mayoría de la ciudadanía vasca.
La lucha de largos años ha creado esta oportunidad. No ha sido un camino fácil.  La crudeza de la lucha se ha llevado a muchas compañeras y compañeros para siempre. Otros están sufriendo la cárcel o el exilio. Para ellos y ellas nuestro reconocimiento y más sentido homenaje.
En adelante, el camino tampoco será fácil. Ante la imposición que aún perdura, cada paso, cada logro, será fruto del esfuerzo y de la lucha de la ciudadanía vasca. A lo largo de estos años Euskal Herria ha acumulado la experiencia y fuerza necesaria para afrontar este camino y tiene también la determinación para hacerlo. Es tiempo de mirar al futuro con esperanza. Es tiempo también de actuar con responsabilidad y valentía.
Por todo ello,
ETA ha decidido el cese definitivo de su actividad armada. ETA hace un llamamiento a los gobiernos de España y Francia para abrir un proceso de diálogo directo que tenga por objetivo la resolución de las consecuencias del conflicto y, así, la superación de la confrontación armada. ETA con esta declaración histórica muestra su compromiso claro, firme y definitivo.
ETA, por último, hace un llamamiento a la sociedad vasca para que se implique en este proceso de soluciones hasta construir un escenario de paz y libertad.

GORA EUSKAL HERRIA ASKATUTA! GORA EUSKAL HERRIA SOZIALISTA! 
JO TA KE INDEPENDENTZIA ETA SOZIALISMOA LORTU ARTE! 
En Euskal Herria, a 20 de octubre de 2011 
Euskadi Ta Askatasuna 
E.T.A.
Lo importante es el brochazo gordo que se ha dado con este comunicado tras 50 años de cerrazón, de dolor y de violencia. Ahora comienza el trabajo fino, el político, el de verdad, el que debe salvaguardar la memoria de la víctimas, para no olvidar, y permitir el retorno de miles de ciudadanos a la normalidad que acompaña a un pueblo libre. No lo estropeemos. Es un momento histórico para Euskadi y también, por supuesto, para España.

Eh, txo!, por Hertzainak (Atera hadi kalera)

Gogoratzen haiz ze ondo
pasatzen gintuen
Kriston martxa zegon
sasoi ilun hoietan 
Gaur dirudi
demokraziak utzi haula
pott egina
Ipurdi hartzeari 
gustua hartua dioala
Inorako bidean doazen
Hanka motel hoiek
nork esango zian hireak direla

Leku guztitatik korrika ibiltzen hintzen, egunero

Ta orain ikusten haut zintzilik eta guztiz
aiko-maiko.
Eh txo! Gehiegi itxoiten duk
Hire begirada herabetiak agertzen dik
zer egin jakingabetasunak indargabe haula

 Benetan zeharo akabatita hagola 
ematen dik ta
Ezin duk konformagaitz bat izan hintzela
gogoratu
Eh txo! Gehiegi itxoiten duk
Atera hadi kalera,
ta berreskura hire martxa
itxoiten ezin duk ezer lortu