Análisis: Victoria del independentismo en Catalunya

People react to results in Catalonia's regional elections at a gathering of the Catalan National Assembly (ANC) in Barcelona

Análisis completo en: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/mundo/1/puigdemont-proclama-la-victoria-del-independentismo-en-cataluna

Dos ganadores y un derrotado. Esa es la lectura unánime de la noche electoral vivida el jueves en Cataluña. Unos comicios que contaron con la mayor participación de la historia, casi el 82% del censo, y que se decidieron en el último minuto. Dos ganadores con objetivos irreconciliables, Carles Puigdemont e Inés Arrimadas, y un perdedor sin paliativos, el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, quien terminó la jornada en la lona sin que nadie sepa a estas horas cómo logrará levantarse. Los laureles de la victoria recayeron, por votos y escaños, en Ciutadans (Ciudadanos), la pujante formación naranja que a nivel nacional lidera Albert Rivera. Su triunfo se fraguó sobre los vestigios de los populares que ayer pagó en las urnas una gestión del conflicto catalán muy discutida. La fuerza neoliberal que encabeza Arrimadas logró 37 escaños y el 27, 4% de los sufragios, unos resultados inauditos para un partido que hace 8 años era casi testimonial en el Parlamento. Sacó tres diputados de diferencia a Junts per Catalunya (JxC/Juntos por Cataluña), la lista que encabeza el expresidente Carles Puigdemont, y cuatro a la Esquerra Republicana (ERC/Izquierda Republicana) de Oriol Junqueras pero su victoria fue amarga.

Seguimiento noche electoral

La suma de los representantes independentistas renovó la mayoría absoluta con la que ya contaba abriendo un horizonte político nefasto para las estructuras del Estado. Al menos para un sector económico que pidió expresamente la movilización masiva hacia posiciones constitucionalistas que clamaban por enterrar el procés. Si las elecciones del jueves se presentaron como el termómetro real de lo que piensan los catalanes, el balance no pudo ser más desalentador para los partidos nacionales: el bloque independentista resistió la poderosa colisión con el Estado y podrá formar Gobierno sin problemas. La suma de todos ellos asciende a 70 diputados, dos más de los que necesitaban para controlar la Cámara. Y lo cimentaron con unas mimbres poco alentadoras. Con un Gobierno huido o entre rejas, el autogobierno intervenido desde hace casi dos meses y una presión económica que llegó a hacer dudar a sus propios dirigentes sobre si el desafío planteado merecía la pena.

El veredicto de las urnas fue devastador para los intereses constitucionalistas, en concreto, para la estrategia desplegada por el gobierno de Rajoy, cuya intervención en Cataluña ha terminado estrellada contra las rocas. Los tres escaños logrados convierten al PP en una fuerza insignificante en el Parlamento que ni siquiera gozará del privilegio de constituirse como grupo propio. Su desplome fue tan estrepitoso que no son pocos los analistas que ayer empezaron a vislumbrar el principio de su fin. Si la derecha española buscaba oxígeno para digerir la corrupción que azota a su principal baza política ya ha encontrado el punto de apoyo en la figura de Albert Rivera. “Nosotros hemos cumplido en Cataluña pero han fallado nuestros acompañantes, el PSOE y el PP”, afirmó ayer Arrimadas.

Los socialistas padecieron un brusco frenazo en las aspiraciones de conseguir el buen resultado que anticipaban los sondeos. Solo logró un escaño más que los 16 que obtuvo hace dos años. Catalunya en Comú, la formación catalana de Podemos, sufrió un pequeño varapalo al perder tres diputados y caer al vagón de cola entre los partidos con menos representación parlamentaria.

rajoy

Tantos miedos internos se han desatado entre los populares que ayer fue el propio Mariano Rajoy quien compareció en público para ofrecer una explicación sobre el alcance de los comicios. A juicio de los expertos, su reacción no desveló sorpresas. Ni siquiera se rasgó las vestiduras. Es cierto que ofreció diálogo a los independentistas “pero dentro de la ley y la Constitución” y no mostró interés alguno ni para reunirse con quien puede volver a la presidencia de Cataluña, Carles Puigdemont, ni tampoco para convocar elecciones generales en España que sirvan para desatascar este conflicto. “Solo hablaré con Inés Arrimadas, que es quien ha ganado las elecciones”, resumió Rajoy.

Las posiciones se mantienen en el mismo lugar en las que se encontraban el 1 de octubre, el día del referéndum soberanista ilegalizado. Es decir, dos bloques atrincherados e igualados en número de votos pero incapacitados para aproximar posiciones. Eufórico por su victoria moral, y también porque ERC no superó a su lista de JxC, Puigdemont se presentó ayer en un hotel de Bruselas como el verdadero ganador de los comicios. No le faltan razones. Huido de la justicia española tras el fiasco del procés, se encontraba ante su única posibilidad de supervivencia política. Y la apuesta le salió de cara. Solo tiene un escollo por delante: ERC le ha advertido que apoyará su investidura “siempre y cuando se presente en el Parlamento”.

Pero Puigdemont sabe que en cuanto ponga un pie en España será encarcelado acusado de sedición. Ayer, no aclaró su decisión. Se limitó a proclamar el fracaso del artículo 155 “del Estado y de la monarquía” en Cataluña y a solicitar un encuentro con Rajoy “en el lugar y hora que prefiera pero siempre que haya garantías”. Su hoja de ruta para avanzar hacia un entendimiento pasa por la puesta en libertad de los dirigentes independentistas que aún se encuentran detenidos “y el cese inmediato de la persecución judicial contra el procés”. El presidente del gobierno español respondió que eso es imposible.

Anuncios

Catalunya, 20 de septiembre

manifestantes_cataluna_independencia_referendum_5297_863x591

La detención de 14 altos cargos del Gobierno catalán provocó ayer un incendio social en Cataluña que a estas horas parece fuera de control. Miles de personas salieron a las calles de Barcelona y de otras ciudades como Madrid para protestar contra lo que consideran “el mayor ultraje a los derechos civiles cometidos por una democracia en Europa”.

La orden de arresto contra los miembros del Govern -entre los que se encuentran el número dos del departamento de economía, el secretario de Hacienda y el máximo responsable del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CCTI) de Cataluña- y destacados colabores partió a primera hora del día de un juzgado de Barcelona que consideró que el momento de cortar por lo sano “con un proceso de sedición”, penado con hasta 15 años de prisión en España, ha llegado. La reacción de miles de personas, a favor o en contra de la independencia catalana pero defensores “del derecho a decidir” fue agolparse en torno a los edificios administrativos autonómicos para impedir la entrada de policías dispuestos a proceder a los registros e incautaciones de documentos ordenados por el juez.

Mientras esto sucedía en la capital catalana, en Madrid, el presidente del gobierno Mariano Rajoy daba cumplida cuenta en el Congreso de su acerada posición de impedir la celebración del referéndum el 1 de octubre. Sordo al clamor de un parte nada desdeñable de ciudadanos, en su propio suelo y en Cataluña, que le exigen la apertura de un diálogo para limar asperezas en este encarnizado conflicto territorial, Rajoy se limitó a explicar que la barrida practicada ayer contra el independentismo “se ha hecho por decisión del juez para que se cumpla la ley”.

Horas después de la caótica sesión parlamentaria con la que tuvo que lidiar, el presidente español anunció la convocatoria de una reunión de urgencia en La Moncloa con los líderes de dos de los tres principales partidos de la oposición, el socialista Pedro Sánchez y el neoliberal Albert Rivera. A la cita no fue invitado Unidos Podemos, tercera formación del país y partidaria de negociar un referéndum de autodeterminación en Cataluña, ni tampoco ninguna de las fuerzas nacionalistas con representación parlamentaria. El objetivo era ablandar la postura del PSOE y conformar un monolítico bloque alrededor del gobierno y sus decisiones.

Tras la sesión celebrada el martes en el Congreso, donde la propuesta a favor de la unidad de España, propuesta por Ciudadanos sufrió una auténtica debacle, Pedro Sánchez vuelve a encontrarse en medio de una agonía política digna de Hamlet, con divisiones internas entre los partidarios de defender un diálogo y los que sólo ven en la aplicación de las leyes la panacea de todo.

Desde Barcelona, el president Carles Puigdemont leyó un durísimo comunicado institucional en el que citando directamente al gobierno de España, trató de demostrar que el arresto de 14 miembros de su gabinete es la prueba que enmascara “la suspensión de facto del régimen autonómico” y su sustitución por un “Estado de excepción”. Con profusión de epítetos hacia los registros policiales practicados en centros públicos y domicilios privados, el president catalán concluyó que el Estado está intentando sojuzgar a su pueblo de forma implacable y pone en serio riesgo la democracia de España. “Lo estamos viviendo hoy en Cataluña no se vive ningún otro estado de la Unión Europea”, señaló ante una sala abarrotada y expectante, donde destacaban todos los miembros de su gobierno.

Aunque no lo citó expresamente en su declaración, Puigdemont también se refería al desmesurado celo mostrado por las fuerzas de seguridad en la búsqueda y captura de papeletas y propaganda sobre una consulta suspendida por los tribunales de justicia. En medio del operativo policial realizado ayer también se requisaron en una nave industrial de la pequeña localidad barcelonesa de Bigues i Riells 10 millones de papeletas impresas para votar el 1 de octubre. Ante la magnitud del destrozo político que está causando este enfrentamiento entre legalidad y legitimidad sobre el derecho a decidir en Cataluña, las alcaldesas de las dos principales ciudades de España, la barcelonesa Ada Colau y la madrileña Manuela Carmena, pidieron conjuntamente diálogo a todas las partes porque “haya o no referéndum, todos saldremos perdiendo en las actuales circunstancias”.

El presidente del gobierno también calificó ayer que la actual tesitura es “desagradable” y pidió a su homólogo catalán que ponga la marcha atrás para evitar males mayores, en clara advertencia de que otras medidas de fuerza no han sido en absoluto descartadas.

Publicada en El Telégrafo, Ecuador